Ministra Aurora Williams

revista ingenieros del cobre

“Este año nuestro foco será la innovación”


Han sido intensas las jornadas de trabajo y encuentros con diversos actores del sector y autoridades de Gobierno, durante estos primeros meses del año 2016, que han marcado la agenda de la ministra de Minería, Aurora Williams Baussa.

Prácticamente ha hecho de todo, desde inaugurar el proceso de inicio de los fondos para apoyar la pequeña minería, conocer los proyectos ambientales de Codelco División Ventanas, inaugurar el colegio técnico Don Bosco en Calama y dar cuenta pública de la gestión de su cartera, en la ciudad de Antofagasta, entre otras actividades.

La secretaria de Estado da un respiro al sentarse con nuestra revista, para conversar sobre los nuevos rumbos que tendrá la minería durante este año 2016.

¿Qué aspectos destacaría de la gestión realizada durante el año 2015?

Entre los hitos más relevantes está el trabajo que hemos hecho con la pequeña y mediana minería. Con ellos, hemos establecido un mecanismo de sustentación que funcionó durante todo el año 2015 y que en diciembre de ese período, la presidenta anunció que se transformaría en uno de los desafíos del año 2016. Un mecanismo de sustentación que fuera permanente, objetivo y que además se intensificara conforme a la mayor variación que pudiera tener el precio del cobre. El año pasado se entregó en sustentación US$22 millones. Esto funciona como un préstamo y luego la pequeña minería lo devuelve cuando los precios suben. También establecimos subsidio al ácido sulfúrico para aquellos productores que superaban un promedio de producción.

Debemos destacar la forma en como abordamos las emergencias, porque tuvimos los aluviones en la región de Atacama y la comuna de Taltal, tuvimos luego un aluvión en Tocopilla y además el terremoto en la IV Región. Si nosotros sumamos entre Antofagasta, Tocopilla, Taltal, Atacama y la región de Coquimbo, tenemos allí casi el 90% de la minería en Chile. Por lo tanto, las regiones afectadas si bien es cierto geográficamente están concentradas en estas tres regiones, ocurre que el impacto en la pequeña minería país era importante.

Valoramos el trabajo que se hizo con la Comisión Nacional de Litio y la política que dicta la presidenta a principios del año 2016. Se declara como un tema fundamental que el litio continúa siendo no concesible. Además una mirada que le da la comisión que para nosotros fue importante, fue que más que la exploración y explotación del litio se mirara a los salares en su conjunto por la fragilidad que representa este ecosistema. Entonces, eso permite que estemos creando como desafío 2016 el Comité de Minería No Metálica, bajo el alero de Corfo y presidido por el Ministerio de Minería que significa establecer una institucionalidad pública respecto a la exploración y explotación del litio y allí también un mandato a Codelco, para que efectivamente pueda establecer un modelo de negocio de explorar y explotar fundamentalmente en Maricunga y Pedernales, que son los salares de la región de Atacama donde hay una presencia importante de litio en Chile.

¿Cuáles son los principales problemas que presenta la minería?

Si hablamos sobre la contingencia precio, los grandes desafíos son la contención de costos y la productividad que están íntimamente relacionados. En la medida que tengamos productividad, vamos a tener menores costos.

En general la gran minería en Chile ha seguido la baja del precio desde el punto de vista de contener costos, porque si comparamos los niveles productivos del año 2014 con el año 2015, en el año 2014 Chile produjo 5 millones 750 mil toneladas de cobre, mientras que en el año 2015 produjo 5 millones 765 mil toneladas. Es decir, prácticamente lo mismo.

¿Qué rol está teniendo Enami?

Hoy operan con Enami alrededor de 780 faenas de pequeña y mediana minería. En el año 2015 partieron 1.100 faenas operando, pero tuvimos algunas bajas en períodos de catástrofes que las recuperamos, gracias a un gran apoyo de Sonami, pero también de cada uno de los pequeños mineros.

Enami el año pasado inició un trabajo referente a la licuación de stock. Cuando asumimos, nos encontramos con una acumulación de stock importante en una etapa del ciclo del precio en que las ventas eran importantes. En la práctica, esto permitió ingresos a Enami del orden de US$155 millones.

También renegociamos la deuda de Enami que les permite tener holguras financieras y no solamente las renegociamos, sino que también las disminuimos. Desde el año 2014 trabajamos su organización interna, creando una gerencia de Sustentabilidad, que permitiera estar a cargo de la modernización de la fundición Hernán Videla Lira y así mismo reforzar su gerencia Comercial.

Con respecto a Cochilco, ¿qué están pensando?

Cochilco tiene un prestigio internacional en los estudios que realiza y desde ese punto de vista, para nosotros es fundamental la ampliación hacia nuevos ámbitos de estudio de mercado del cobre.

Hoy día tenemos un observatorio de costos que trimestralmente está entregando resultados de cómo se están moviendo los costos de la minería. Tenemos además estudios de insumos críticos en la minería. Eso significa haber ampliado el área de trabajo que tiene Cochilco y además trimestralmente actualizando tanto las proyecciones del precio del cobre, como anualmente la cartera de proyectos para los próximos 10 años.

¿Cuál es el presupuesto que tendrá el ministerio para este año?

El ajuste presupuestario que se anunció en nuestra cartera, fue fundamentalmente en gastos operacionales. Nos cuadramos con el requerimiento país y nuestro gasto operacional se ajusta a lo solicitado por el Ministerio de Hacienda, pero no coloca en riesgo los programas esenciales de nuestro ministerio como por ejemplo el programa Pamma que es de ayuda a la pequeña minería en Chile. Tenemos un presupuesto del orden de 2.200 millones de pesos para esta iniciativa, que se ha mantenido y que hemos establecido mecanismos de asignaciones en un concurso que hoy día está en pleno proceso. Cerramos las postulaciones ahora a fines de marzo y en el mes de abril se asignan los proyectos a nivel país para poder ejecutar en mayo los proyectos de ayuda a la pequeña minería.

¿Qué desafíos proyecta para el año 2016?

Este año nuestro foco será la innovación. Hemos tenido una minería fundamentalmente extractiva, que tiene del orden de 6 mil proveedores a lo largo de Chile. Para nosotros es importante poder ir migrando hacia una economía del conocimiento, que en la práctica permita la incorporación tecnológica.

Esta es una herramienta que permite ser más eficiente, ser más productivos y tener menores costos. Por lo tanto, tiene varios objetivos que se potencian entre sí y para nosotros es muy importante el trabajo que se está realizando a través del programa Alta Ley, con Corfo, que implica trabajar en cinco núcleos orientados fundamentalmente a incorporar innovación y aumentar la base de proveedores de clase mundial, proveedores que en la práctica puedan exportar su conocimiento.

Otro tema es lo que denominamos “Más Minería”. Para nosotros es fundamental mantener los niveles de producción y además los proyectos de inversión en minería. Tenemos una cartera definida para el año 2016 de US$50 mil millones con 42 proyectos para los próximos 10 años. Cifra que ha venido bajando desde el año 2014 a la fecha porque los proyectos se han programado sobre los 10 años que considera el análisis que hace Cochilco y desde ese punto de vista, tenemos un área de aceleración de proyecto que agiliza aquellos proyectos que ya tienen RCA en los trámites administrativos.

Una minería sustentable

¿Qué importancia está teniendo la sustentabilidad en el negocio minero?

La sustentabilidad hoy día es crucial en el mundo, en todos los proyectos y en la minería chilena. Pensar en no realizar los proyectos mineros en equilibrio con su entorno, principalmente en el ambiental y comunitario, sería una barbaridad. Hoy son parte de los requisitos para desarrollar todas las iniciativas.

Lo importante es que como país tengamos normas claras que aseguren por un lado a la comunidad, el debido resguardo de los aspectos ambientales, aspectos relacionados con la salud y con la participación de la sociedad. Y por otro lado, que sean normas claras para los inversionistas. ¿Cómo se logra esto?, a través de la mitigación.

En Chile tenemos un Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental que establece las mitigaciones del caso. Podemos ver que se ha creado una Superintendencia de Medio Ambiente y Tribunales Ambientales que fiscalizan estos aspectos.

¿Cómo ve la participación de la comunidad?

Hoy día tenemos una sociedad mucho más empoderada en sus derechos y que tiene una alta valoración en lo ambiental. La minería tiene muy claro que sin participación ciudadana, los proyectos en la práctica tienen poco éxito. Y eso significa que la sociedad no solo espera enterarse de los iniciativas que se van a realizar en su territorio, sino que quieren ser parte del proyecto. Y ser parte del proyecto significa que muchas veces pasan por ejemplo en desarrollar un cluster local con las habilidades o capacidades de la zona.

Esto se suma a que las empresas mineras realizan cursos de aprendices para incorporar personas en sus dotaciones, desde los territorios en donde están ubicados. Un ejemplo de esto es la mina Ministro Hales, donde se realizó un curso muy interesante de aprendices orientado a personas indígenas y con habilidades especiales.

¿Entonces se considera la educación como parte de este rubro?

Sí. Hemos creado 15 centros de formación técnica (CFT) a lo largo del país, que tengan la orientación y la educación productiva del territorio. En la Región de Antofagasta, vamos a tener un CFT en Calama, en donde es el distrito minero más importante del mundo.

Hemos establecido contacto con el Programa Más Capaz, que es un programa de capacitación para mujeres y jóvenes y todas estas herramientas las estamos poniendo a disposición para que efectivamente podamos incorporar profesionales y técnicos capacitados. Si esto lo comparamos con los estudios que existen, a través del consejo de competencias del Consejo Minero, todos los años se hace una actualización de las necesidades de la minería para los próximos 10 años.

Mujer en la minería

¿Qué rol tiene la mujer hoy en la minería?

La participación de la mujer en la minería subió del 7,3% durante el año 2015 al 8,4% actualmente. Pero más allá del número, lo relevante para nosotros es la transversalidad de la participación de la mujer, no solamente en los cargos administrativos, sino también en las áreas operativas y extractivas, tanto en lo horizontal como en lo vertical. Horizontal porque queremos que esté en todas las áreas de la organización y en la verticalidad ocupando cargos importantes.

Para eso, elaboramos 10 mesas de trabajo en diversas regiones del país, con una alta convocatoria del mundo público y privado, de manera que cada región vaya estableciendo las mejores condiciones, para que podamos tener mujeres en la minería.

Un liderazgo importante en este tema lo tiene Codelco. Tenemos a la Mina Gabriela Mistral que es la única empresa en Chile certificada bajo la norma 3262 que es la norma de equidad de género. Ahí existe un 23% de dotación femenina y muy transversal. En el caso de Ministro Hales, tiene un 13% , valores que están sobre la media nacional. Además la empresa estatal, estableció como meta tener certificada bajo la norma 3262 al 31 de diciembre, a la División Ventanas y a su Casa Matriz.

Estas señales hablan de una preocupación por estar en la vanguardia de género en su quehacer y esto se refleja en su ropa de trabajo, salas de cambio e incluso, considera a la mujer embarazada, a través de salas Alma que son salas de extracción de lactancia materna.

Proyectos e inversión

¿Cómo ve que algunos proyectos estén quedando detenidos debido a la falta de recursos para financiarlos por la crisis existente?

Si comparamos la proyección de los 10 años que hace Cochilco al año 2014, teníamos del orden de los US$104 mil millones, hoy tenemos del orden de los US$50 mil millones. Pero es importante señalar que con la metodología Cochilco, lo que ocurre es que parte importante de estos proyectos se han ido más allá del horizonte de los 10 años y que en muchos casos se modularizan, un poco por la reevaluación del proyecto propiamente tal, pero por otro lado por el menor precio. Esto significa que los proyectos mineros más que concluir o perder su factibilidad de ejecución, se espera un mejor momento para poder desarrollarlo.

¿Cuáles son las proyecciones que manejan para el precio del cobre en los próximos años?

Tenemos un precio estimado a través de Cochilco para este año  de 2.15 C/Lb y para el año 2017 de 2.20 C/Lb. Dado la volatilidad del mercado, las proyecciones son conservadoras. Se espera que para el año 2018 tome un repunte que obviamente será muy distante al súper ciclo que alguna vez tuvimos.

Seguridad y fiscalizaciones

En materia de seguridad, ¿cuál es el balance que se realiza?

La seguridad es un imperativo ético que va más allá de las estadísticas. En el año 2015, trabajamos con 70 fiscalizadores y realizamos más de 12.600 fiscalizaciones. Esa cifra es importante si consideramos que en el año 2010, Chile tenía 18 fiscalizadores y se hacían 2.800 fiscalizaciones.

Pero más que conquistar un número, lo importante para nosotros es incluir la calidad de la fiscalización. Desde ese punto de vista, se implementó en el año 2015, un sistema computacional denominado Simin 2.0, el cual permite hacer una fiscalización a través de una pauta en donde no hay elementos que sobren o que falten al momento de fiscalizar. Además, permite una etapa de descargo por parte del fiscalizado. Asimismo, tiene un seguimiento, el cual permite ver los aspectos que quedaron observados de la última fiscalización.

Con el apoyo de Enami y Sernageomin, hemos visto cómo la pequeña minería ha ido resolviendo sus brechas. Esto se ha demostrado en que las índices de frecuencia han bajado. El índice de frecuencia en el año 2015 fue de 2,12 y en materia de fatalidad tenemos un índice de 0,04. Pero en esto queremos ser muy enfáticos, el imperativo ético es lograr el cero fatal. Durante el año 2015, tuvimos 16 fatales a nivel nacional. Si se mira esta cifra con la del año 2010 que fueron 45 fatales, la media que hemos tenido durante estos años ha sido de 25 muertes y eso es inaceptable.

Bookmark the permalink.

Comments are closed