Medidas de seguridad: ¿Cómo funcionan los ascensores en sismos?

Según cifras entregadas por el Centro Sismológico Nacional (CSN), durante 2018 hubo 275 sismos en Chile.

Los sismos son un fenómeno natural impredecible, común en regiones montañosas y en zonas con presencia de fallas geológicas. Estos eventos son producto de movimientos en la corteza terrestre, tales como; fricción de placas tectónicas, procesos volcánicos, entre otros, por tal motivo, es importante planificar la arquitectura e infraestructura de las ciudades de tal manera que permita proteger el buen estado de las construcciones y la vida de personas en situaciones de emergencia sísmica.

Ya es sabido por todos que Chile es uno de los países del mundo que concentra uno de los niveles más altos de movimientos telúricos registrando diariamente un promedio de 200  sismos, perceptibles e imperceptibles. Las magnitudes varían de acuerdo a la zona del país, no obstante, la zona norte presenta una mayor actividad sísmica alcanzando una escala superior a 5.0 Richter  en los últimos 15 años. Lo anterior, ha obligado a los chilenos a prepararse para actuar de manera adecuada, previniendo desastres adicionales que pongan en riesgo la vida de las personas.

Bajo este panorama, uno de los grandes temores que giran alrededor del uso de ascensores en zonas de actividad sísmica es que se presente un temblor en pleno funcionamiento y con usuarios en su interior. Sin embargo, aunque años atrás este era un miedo con fundamento, hoy la situación ha cambiado gracias a que actores relevantes de la industria del transporte vertical como Otis, vienen trabajando en el diseño de soluciones de vanguardia que permitan mejorar la seguridad de los usuarios de ascensores en casos de emergencia.

¿Qué protección ofrece un elevador cuando se presenta un sismo?

Una vez se presente el sismo, el ascensor activará su sistema de protección sísmica, el cual cuenta con un detector y sensores de monitoreo para emergencias que permiten identificar el movimiento telúrico y activar los mecanismos de seguridad para proteger principalmente la integridad de los usuarios.

Paralelamente, el controlador recibirá la señal eléctrica y el ascensor se detendrá en el nivel más próximo a la dirección del viaje en que se encuentre y quedará estacionado con las puertas abiertas para que los usuarios puedan salir de la cabina.

Para asegurar que se cumpla este protocolo de emergencia, los elevadores cuentan con los siguientes sistemas:

Frenos de seguridad de alta calidad (hechos con el mismo material con el que se hacen las boquillas de los motores de los cohetes), herramienta que permite a los elevadores viajar a altas velocidades con paradas seguras en situaciones de emergencia.

Dispositivos anti-apertura de puertas en caso de que el elevador se detenga entre pisos, esto con el objetivo de evitar que los usuarios sean expulsados del ascensor durante un temblor.

Rieles de alta seguridad y estabilidad que mantienen el equilibrio del ascensor ante movimientos de la infraestructura, evitando el descarrilamiento de la cabina.

Es importante señalar que una de las grandes apuestas de la industria de la movilidad vertical es fomentar la innovación y desarrollar tecnología que esté al servicio de la seguridad en el transporte en elevadores. Así, el objetivo es seguir evolucionando hacia la implementación de mecanismos que ayuden prevenir incidentes y brindar experiencias satisfactorias y seguras a los pasajeros.

Finalmente, hay que resaltar los importantes avances normativos que los países han desarrollado para mejorar la seguridad y establecer parámetros y estándares de calidad. En ese sentido, en Chile existe un amplio desarrollo reglamentario, el cual, entre las diferentes exigencias, pide a edificadores y proveedores de infraestructura cumplir con el “diseño sísmico de componentes y sistemas no estructurales” del que se desprenden otra serie de requerimientos que demandan de un trabajo en equipo de los diferentes actores involucrados en el proceso de construcción.

Bookmark the permalink.

Comments are closed.