Mauricio Larraín, Gerente General de División El Teniente

revista ingenieros del cobre

“Tenemos claro que no podemos estancarnos, necesitamos ir a un nuevo estadio de desarrollo y aquilatar una nueva cultura, a tono con los desafíos de Codelco y del mercado”



Revista Ingenieros del Cobre & Minería entrevistó al ejecutivo, sobre las claves que han permitido el buen desempeño de El Teniente, su futuro y la relevancia que tienen las personas en la mina de cobre subterránea más grande del mundo.

En los últimos años, la División El Teniente de Codelco ha obtenido sus mejores resultados. Pero pese a esa positiva gestión, su gerente general Mauricio Larraín, es cauto al momento de ver cómo se va presentando el mercado del cobre, que podría impactar en los futuros proyectos e inversiones de esta división.

A usted le ha correspondido la conducción de División El Teniente en los últimos años, en los que ha entregado a la Corporación y al país las mejores metas de producción. ¿Cuál es la estrategia empleada para alcanzar este logro en cuanto a liderazgo, planificación y ejecución?

El Teniente ha logrado en los últimos años, sostenidos mejoramientos con progresos relevantes en seguridad, producción y costos y los resultados del 2015 fueron records históricos, tanto en producción, con 471 mil toneladas de cobre fino a un costo de caja de 1 dólar 7 centavos por libra; como en seguridad, alcanzando una tasa de frecuencia de accidentes con tiempo perdido de 1 y sin fatalidad. Estos logros son fruto de un trabajo de equipo y esfuerzo compartido de trabajadores, supervisores, dirigentes sindicales y ejecutivos, que trazamos un camino de trasformaciones en el tiempo que se ha traducido en importantes aumentos de productividad y reducción de costos.

A partir del año 2010 se introduce la excelencia operacional y la metodología Lean, que nos ha permitido avanzar sustantivamente. Dos datos son muy ilustrativos: la productividad global de El Teniente ha aumentado en 32% entre el 2011 y 2015 y entre el año 2007 y 2015, hemos conseguido aportar al país más de 13 mil millones de dólares en excedentes. Son logros que nos llenan de orgullo, pero tenemos claro que no podemos estancarnos, necesitamos ir a un nuevo estadio de desarrollo y aquilatar una nueva cultura, a tono con los desafíos de Codelco y del mercado. El escenario cambió radicalmente y los desafíos también.

Vivimos unos de los momentos más complejos de la historia de Codelco. Enfrentamos una caída sostenida de precios del cobre y los subproductos, déficit de inversión, una baja capitalización que ha derivado en un alto endeudamiento, agotamiento de nuestros yacimientos y brechas de productividad. Todo ello significa que debemos profundizar el rediseño de procesos y la instalación de las mejores prácticas para producir más con menos. Lo que hemos hecho en los últimos años resulta insuficiente porque los desafíos son demasiado grandes. El desafío es seguir profundizando el trabajo en torno a mejoramientos en productividad y costos.

Experiencia profesional de 27 años

Mauricio Larraín Medina es Ingeniero Civil de Minas de la Universidad de Chile y MSc in Minerals Economics en Curtin University of Technology (Australia). Posee estudios de postgrado en Gestión de Empresas del Departamento de Ingeniería Industrial de la Universidad de Chile, y de Administración y Dirección de Proyectos de la Pontificia Universidad Católica de Chile.

Tiene una trayectoria profesional de 27 años, que se inició en Compañía Minera Los Pelambres, donde participó en el inicio de su operación subterránea y, posteriormente, en el equipo que formuló su transformación y crecimiento a una operación a cielo abierto de gran escala y eficiencia. Allí se desempeñó como ingeniero de Proyectos, ingeniero de Planificación Mina, jefe de Ingeniería de Proyectos Expansión Mina y jefe de Minería Proyecto 85.000 tpd. Posteriormente, a partir de 1997 continuó su carrera en Codelco División El Teniente, como jefe de Proyectos Mina del Plan de Desarrollo y superintendente de Desarrollo del Negocio Divisional. Entre 2007 y 2008, fue director de Planificación Minera en Codelco Casa Matriz, desde donde volvió a El Teniente para asumir el cargo de gerente de Recursos Mineros y Desarrollo; posteriormente gerente de Operaciones y, más recientemente, gerente general de División El Teniente.

¿Cuál es la situación actual de El Teniente respecto de sus recursos y reservas?

El Teniente es un yacimiento extraordinario y sigue siéndolo después de 111 años de explotación. No contiene impurezas relevantes y generamos productos de alta calidad pero también conlleva una alta complejidad técnica y de logística para su explotación, con diversidad de procesos y tecnologías que se han mantenido en el tiempo. En nuestro actual Plan de Negocios y Desarrollo, los recursos minerales superan los 35 millones de toneladas de cobre fino y las reservas probadas y probables superan los 1.500 millones de toneladas de 0,95% Cu T; es decir, 14 millones de toneladas de cobre fino.

De los desafíos que tenemos en los próximos años está el enfrentar una caída de nuestras leyes superior al 10%, es decir, debemos perseguir procesar más mineral –sin ampliaciones planta- para mitigar levemente su impacto en la producción y ello con los mismos activos. Asimismo, para seguir creciendo necesitamos un importante y sostenido esfuerzo de inversión. Por eso es de vida o muerte que profundicemos los que hemos hecho como División. Hay que cambiar la actual forma de hacer las cosas para que los mejoramientos y las rebajas de costos sean sustentables en el tiempo y optimicemos en forma continua, adoptando mejores prácticas operacionales y de gestión, innovando. Nuestro Plan de Negocios y Desarrollo actual demanda inversiones en el quinquenio superiores a los 5.000 millones de dólares. Aquí debemos incorporar no solo las necesidades de reposición de reservas por agotamiento de las minas en operación, sino además invertir en la fundición Caletones para dar cumplimiento al DS28, que demanda del orden de 500 millones de dólares sin generar aumentos de producción.

¿Cuál es la importancia del sector Dacita en la producción de El Teniente?

Es vital. Es un área que estuvo mucho tiempo en análisis y permite incorporar reservas de alta calidad al plan minero. Este proyecto unido a otros que estamos ejecutando permite dar continuidad a El Teniente, aportando en el mediano plazo a mantener una producción sobre las 400 mil toneladas anuales de cobre fino, reemplazando el agotamiento de sectores que están sobre el nivel Teniente 8.

Dacita y su chancador primario ya se encuentran en funcionamiento luego de una inversión de 244 millones de dólares. Este proyecto se ejecutó de manera impecable: a tiempo, sin accidentes y ajustado a presupuesto.

La mina Dacita tiene una vida útil hasta el año 2026 y cuenta con 39 millones de toneladas de reservas, una ley de 1,17% y aportará un total de 17 mil toneladas por día. El chancador, en tanto, asegura procesar la producción de Dacita y otros sectores del área norte del actual nivel de explotación, llegando incluso hasta las 40 mil toneladas diarias, es decir, cerca de un 20 por ciento de la producción total de El Teniente.

Otros sectores importantes del yacimiento son Pacífico Superior, en actual construcción, y Recursos Norte. ¿En qué consisten estos proyectos, cuáles son sus inversiones, en qué estado de desarrollo se encuentran y cuándo podrían iniciar su explotación?

Se trata de proyectos que, como decía, aportan a la continuidad productiva de El Teniente antes de incorporar proyectos mineros mayores y la profundización al Nuevo Nivel Mina.

Pacífico Superior, que debe entrar en funcionamiento en los próximos meses, tiene reservas extraíbles de 23 millones de toneladas con una ley de 0,87%. La inversión para este proyecto es de 223 millones de dólares y en su etapa en régimen aportará una producción de 15.000 ton/día.

Asimismo, ya tenemos aprobadas las autorizaciones ambientales para la explotación de la mina Recursos Norte, que no genera nuevas cargas ambientales y que tiene una vida útil de 26 años. Este proyecto es muy relevante, implica una inversión de 485 millones de dólares e incorpora 150 millones de toneladas, con el procesamiento del orden de 25.000 ton/día. De acuerdo al cronograma -y luego de la aprobación de la inversión por parte del Directorio- iniciaremos su construcción este año y esperamos que entre en producción el 2020.

El largo plazo de la División El Teniente se sustenta en el proyecto estructural Nuevo Nivel Mina (NNM). ¿En qué consiste esta iniciativa?

El proyecto NNM suma aproximadamente 2.000 millones de toneladas de reservas, con una ley media de cobre de 0,86% y de 0,022% para el molibdeno, que se traducen –en un período de más de 50 años de explotación-  en más de 17 millones de toneladas de cobre fino.

¿Cómo perfila el desempeño de El Teniente para este año?

Es un año con metas todavía más exigentes. Hemos comprometido las mejoras alcanzadas en los años anteriores y debemos continuar mejorando en productividad y reducción de costos. A ello se suma los efectos del evento climático de abril pasado que nos afectó severamente interrumpiendo la operación por 4 días con un impacto directo en producción y costos. La meta de producción de cobre fino del presupuesto 2016 se mantiene en torno a 466 mil toneladas de cobre fino expresado en una cartera de ánodos y concentrados, con un costo aproximado de 1 dólar la libra; y todo ello con un mayor nivel de actividad, dada la caída de la ley que está en torno al 5%.

Estamos esforzándonos al máximo para cumplir. Contamos con el esfuerzo y aporte de toda la organización para alcanzar un año sin errores ni desvíos, en donde prime la impecabilidad. Lamentablemente en enero pasado tuvimos que lamentar la muerte de un trabajador y eso nos anima a ser más rigurosos y estar más en terreno. En efecto hemos reducido fuertemente las tasas de accidentabilidad y de incidentes de alto potencial. La continuidad operacional no puede verse amenazada, nuestras faenas deben ser seguras, sin incidentes operacionales con consecuencias ambientales y con una permanente búsqueda de mejoramiento. No hay otra opción que mejorar.

De igual forma, en el contexto de crisis internacional de precios del cobre y de las difíciles condiciones de la empresa, estamos realizando un esfuerzo adicional para mejorar productividad y ahorro, sin que ello implique afectar la seguridad de las personas y el medioambiente. Estamos hablando de un ahorro extra de más de 80 millones de dólares este año, incluyendo las realizadas los últimos años que se incorporaron al presupuesto.

¿En qué está focalizando El Teniente sus proyectos e iniciativas de sustentabilidad?

En sus 111 años de vida El Teniente ha sido motor de desarrollo y crecimiento para la Región de O’Higgins y para el país. Y nuestra motivación es trabajar para que este yacimiento pueda ser explotado por los próximos 50 años o más, para que se materialicen nuestros proyectos de desarrollo y podamos aumentar los excedentes.

Estamos comprometidos con una minería sustentable, inclusiva y virtuosa, que aporta al desarrollo de las regiones donde tenemos nuestras operaciones y que se desenvuelve con respeto a las comunidades y al medioambiente. Eso significa elevar nuestros estándares para ganarnos la confianza de la sociedad y habilitar nuestros proyectos futuros.

De acuerdo a nuestras posibilidades, aportamos a la calidad de vida de los habitantes de las comunas donde están nuestras operaciones, por ejemplo, a través de capacitación en oficios. Impulsamos la cultura, a través del apoyo al Teatro Regional; el deporte, nuestro estadio está abierto a la comunidad. Asimismo, cuidamos y respetamos el medio ambiente y cumplimos la legislación ambiental.

En los últimos 30 años hemos plantado más de 3 millones de árboles. Hemos reducido el consumo específico de energía en más de 6% los últimos 5 años, en cerca de 40% el consumo de agua fresca en los últimos 10 años. Estas y otras variables son las que queremos ir profundizando, con mucha responsabilidad y haciendo bien las cosas. También hemos reducido sustancialmente y por debajo de los límites autorizados las emisiones de SO2 a la atmosfera, alcanzando capturas del orden del 94% en la fundición.

¿De qué manera cuidan su capital humano a fin de mantenerlo motivado y satisfecho con el trabajo, principalmente por la escasez que tiene hoy la minería en esta área? ¿Cómo visualiza su futuro?

Hace varios años estamos aplicando iniciativas transformacionales de gestión y construyendo una cultura organizacional basada en la austeridad, la innovación, el rediseño de procesos y la excelencia, con personas competentes y comprometidas con los objetivos de la empresa. El trabajo en equipo, los liderazgos inclusivos, climas laborales estimulantes y basados en el respeto así como el diálogo permanente con los representantes de los trabajadores son fundamentales. Logramos atraer los talentos y contamos con planes de sucesión para asegurar el crecimiento y desarrollo de las personas.

Ciertamente queda mucho por avanzar pero ya iniciamos un camino. Por ejemplo, desde el 2010 al 2015, hemos reducido en 5 años la edad promedio de la supervisión y 4 años en los trabajadores. El 40% de la supervisión tiene menos de 5 años en Codelco o El Teniente. En los trabajadores más del 20% está en la misma condición. El 40% de la línea de operaciones tiene menos de 40 años y a nivel de supervisores y trabajadores seguimos profundizando este proceso mediante programas de liderazgo y planes de sucesión.

Y a pesar de que globalmente tenemos muchos espacios para avanzar en participación femenina contamos con procesos con altos índices como el Rajo, donde más del 15% de la dotación es mujer. En toda la supervisión llegamos a más del 13%. Por la naturaleza del proceso y la historia de la minería, la mina subterránea es donde más nos falta por avanzar, pero ya contamos con líderes como jefes de unidad y procesos.

En cuanto a producción, ¿cuál es la proyección para los próximos años?

En el mediano plazo el objetivo es mantener una producción sobre las 400 mil toneladas anuales de cobre fino. Hemos ido adecuando nuestro plan minero, de manera de ir respondiendo al agotamiento de los actuales sectores sobre el nivel Teniente 8 y acompañando el desarrollo del Nuevo Nivel Mina, proyecto clave para nuestro futuro.

Bookmark the permalink.

Comments are closed