Marcos Márquez, Vicepresidente Minas de Collahuasi

revista ingenieros del cobre

“La clave para lograr una buena formación es la colaboración entre las empresas y las entidades que forman técnicos”



El alto ejecutivo, nos habla sobre el rol que tiene la Fundación Educacional Collahuasi, en la Región de Tarapacá y la manera con que trabajan para el mejoramiento de la calidad de vida de las personas y de sus posibilidades de desarrollo.

Desde mediados de la década pasada las comunidades con que trabaja la Compañía Doña Inés de Collahuasi, en la Región de Tarapacá, venía manifestando que una de las mayores preocupaciones era la calidad de la educación que recibían sus hijos.

Por ese motivo, comenzó a proyectarse al interior de la empresa el proyecto de una fundación educacional que contribuyera a mejorar la educación escolar y técnica de Tarapacá.

Así nació la Fundación Educacional Collahuasi, que con sus siete años de vida, ha beneficiado a más de 22.000 niños y jóvenes de la región. Hoy, según Marcos Márquez, los resultados están a la vista, con buenas prácticas profesionales y con perspectiva de desarrollo integral de los estudiantes.

¿Cómo aporta mina Collahuasi a la educación regional?

Collahuasi desde el año 2009 a la fecha mantiene un aporte constante y especializado en el área educacional por medio de una Fundación con objeto único, dedicada 100% a mejorar la educación local en coordinación con los agentes locales, principalmente el MINEDUC y los municipios que tienen a cargo la educación pública. Esta iniciativa se estructuró a partir de las continuas solicitudes de la comunidad que pedían comprometerse con visión de largo plazo en la educación, especialmente la relacionada con la formación de técnicos.

¿De qué manera fomentan el mejoramiento de la educación técnico profesional en la región?

En el caso de la formación de técnicos, nos basamos en un estudio que realizamos en el marco de la Mesa Regional Educación y trabajo entidad presidida por el SEREMI de Educación de la que nuestra Fundación es la secretaría ejecutiva. Este estudio se llama Brecha Educación y Trabajo en la Región de Tarapacá y fue realizado por la Universidad de Chile el año 2010.

La conclusión principal del estudio consiste en señalar que la clave para lograr una buena formación es la colaboración entre las empresas y las entidades que forman técnicos. Esto permite que la formación sea pertinente tanto en los aspectos técnicos como en las competencias blandas y valores que se requieren en la empresa.

En esta convicción central hemos basado nuestra acción y aporte a la formación de técnicos en la Región de Tarapacá desde el 2010 a la fecha. En este marco hemos colaborado con 7 liceos técnicos de la región en varios programas de mejoramiento educativo y de vinculación con el mundo empresarial. Se destaca lo que estamos haciendo en la comuna de Alto Hospicio vinculado al municipio con el Liceo Juan Pablo II con el que tenemos un trabajo único en Chile para la formación de técnicos en minería.

¿Cuáles son las carreras más demandadas en la zona?

El reciente estudio del Consejo de Competencias Mineras: “Fuerza Laboral de la Gran Minería Chilena” 2015-2024 en su sección regional, muestra que los técnicos más requeridos en la zona para esta actividad son mantenedores mecánicos y operadores de equipos móviles. Precisamente en estos dos perfiles estamos trabajando en el Liceo Juan Pablo II de Alto Hospicio.

¿Logran solucionar esta demanda educacional y laboral?

Nuestra iniciativa es una apuesta de futuro que es una contribución significativa a los que se está haciendo en la región por mejorar la empleabilidad local formando buenos técnicos en la zona. Se trata de trabajar “aguas arriba en el proceso” para entregar los valores y las actitudes que los jóvenes tienen que adquirir en su proceso formativo para que cuando lleguen a trabajar se encuentren viviendo una cultura, tanto en seguridad y vida sana, como en excelencia operacional.

¿Cuál es su relación con los liceos técnicos, especialmente con el establecimiento Juan Pablo II de Alto Hospicio?

El liceo, que en la actualidad cuenta con una matrícula de 740 alumnos,  tiene el apoyo directo de la Vicepresidencia Mina de Collahuasi para que los alumnos egresados de la especialidad de Explotación Minera adquieran las competencias requeridas para desempeñarse, agregando valor en seguridad y productividad a la actividad minera.

El liceo cuenta con la especialidad de Explotación Minera, la que busca preparar a los alumnos en la ejecución de labores de operación y explotación minera utilizando equipos con sistemas de control y automatización, logrando los conocimientos de las diferentes etapas del proceso productivo y en específico de carguío y transporte de mineral especializado en operación de camión minero Komatsu 930E.

Esta vinculación con la Vicepresidencia Mina ha permitido fortalecer la especialidad de Explotación Minera por medio de video conferencias, charlas presenciales, pasantías de profesores, visitas técnicas con los alumnos a faena y mejoras de los programas de estudio, entre otras acciones.

El taller de la especialidad de Explotación Minera, ha convertido al liceo en el único establecimiento en el país que cuenta con una sala de video conferencias para que los alumnos tengan acceso a una comunicación directa con los trabajadores y especialistas y a un simulador de camión minero, tecnología que ayuda a que los estudiantes pueden aprender a conducir un camión de alto tonelaje.

Todo lo anterior se fortalece mucho con un laboratorio de Despacho Mina que hemos instalado, donde el alumno aprende a usarlo correctamente y entiende lo importante que es respetar las asignaciones que fortalecen la programación, y además con una cancha de operaciones que hemos diseñado y construido para que los alumnos se familiaricen con la operación conduciendo un Jeep adaptado para interpretar la cabina del camión de extracción.

¿Existen convenios con universidades o institutos? ¿Quiénes serían?

Sí, existe una alianza colaborativa entre Collahuasi y la Universidad Arturo Prat, a través de dos convenios, cuyos objetivos son entregar una formación de excelencia a los futuros profesionales de la Región de Tarapacá y aportar al fortalecimiento y desarrollo de talentos para el rubro de la minería.

Estos acuerdos permiten que estudiantes de las carreras de la Facultad de Ingeniería y Arquitectura (FIUNAP) incorporen en sus mallas curriculares clases con profesionales de Collahuasi, Compañía que aporta un escenario educativo privilegiado para la formación de profesionales informados con las reales necesidades de las empresas del rubro en el ámbito Minero.

El convenio incluye una serie de conferencias y seminarios sobre el quehacer minero en el marco de los valores de Collahuasi, con participación de ejecutivos de la Compañía, expertos de diversas áreas y especialistas de la UNAP ligados a dicha labor y autoridades públicas.

También se desarrollan pasantías de observación de procesos mineros, con el objetivo de favorecer el contacto directo de los académicos con el mundo real de la empresa que permita una enseñanza contextualizada y pertinente. Junto con ello se realizan ramos electivos que incorporen al currículum de los estudiantes contenidos específicos que les sean de utilidad al momento de ejercer en faena y que de esta forma ahorren tiempo a la operación dada su preparación previa para que esté alineada con las necesidades de la Compañía.

Todo lo anterior se fortalece si logramos que la autonomía del sistema UNAP-COLLAHUASI funcione, porque de esa forma la Universidad cuenta con un gran laboratorio donde ayudarse a investigar y los profesionales de la operación buscan respuestas a inquietudes que los procesos los desafía.

¿Cuáles son los hitos que marcaron el trabajo en materia de educación durante el año 2015?

Se graduó la primera generación de estudiante en especialidad minera del liceo Juan Pablo II. Fueron 63 los jóvenes que recibieron su licencia de enseñanza media. 25 de ellos iniciaron su proceso de práctica en Collahuasi, convirtiéndose en el primer grupo masivo de estudiantes de enseñanza media técnico profesional que realiza su práctica en una empresa minera.

También se destacan los logros académicos del liceo que lo hacen ser uno  de los cinco mejores establecimientos de la región, según SIMCE 2015.

Bookmark the permalink.

Comments are closed