Edición 65

 

Cuando la tecnología es el pilar de las operaciones

La minería es una de las actividades más antiguas del mundo. Se basa en la obtención selectiva de los minerales y otros materiales de la corteza terrestre utilizando métodos de explotación que pueden ser de cielo abierto o subterráneo.
 
A lo largo de su historia, la industria minera ha debido enfrentar diversas dificultades operativas, como disminución de las leyes, aumento de la dureza de la roca, condiciones mineralógicas adversas, lo que ha incidido en el aumento paulatino de los costos de operación. Esto se viene a sumar a los riesgos en seguridad que antes no existían o al nivel de herramientas que utilizaban los mineros en las diferentes etapas de la historia.
 
De este modo, se han impulsado distintas iniciativas para reducir dichos costos, siendo una de éstas la investigación e innovación tecnológica. Particularmente para Codelco, desde la década de los 90, las dificultades operacionales de sus yacimientos se han incrementado, situación que podría poner en riesgo no solamente su competitividad sino que su liderazgo dentro de la industria del cobre. En consecuencia, la minería ha situado la innovación tecnológica como un pilar fundamental de su estrategia de negocio.
 
En sus inicios, el negocio de la minería se basaba en el esfuerzo físico y esto era sinónimo de sacrificio. La historia cuenta que los Atacameños fue el primer pueblo en explotar los minerales en Chile. Ellos extraían en la zona donde ahora está Chuquicamata. Las técnicas de extracción eran los barrenos (herramienta para realizar los agujeros) y los cinceles (usado para labrar a golpe de martillo las piedras y metales).
 
En la Conquista y la Colonia, la producción minera no fue tan relevante, ya que los españoles llegaron a Chile exclusivamente a buscar oro, por lo tanto los métodos de extracción de minerales eran básicos y artesanales. Con ellos solo se logra obtener minerales superficiales y de alta concentración.
 
Durante el siglo XIX la minería tuvo un rápido auge, gracias a los primeros indicios de tecnología que se presentaban para apoyar su extracción y producción, fue así como los ferrocarriles chilenos fueron la muestra evidente de cómo el desarrollo promovido desde la minería aportaba infraestructura clave para el país. Esto se suma al uso del Horno Reverbero para la fundición del material rojo.
 
En el siglo XX, la crisis salitrera y la “Gran depresión” de 1929 habían sido un tiempo muy complejo para el país y contra todo pronóstico, Chile tendría una nueva oportunidad para alcanzar el desarrollo de la mano del cobre. En pocos años, esta industria se vería revolucionada por los nuevos usos del mineral en la transmisión eléctrica, telefónica y en la electrónica en general, elevando considerablemente su demanda en el mundo.
 
Mucha influencia tuvo la incorporación de nuevas tecnologías por parte de los norteamericanos, permitiendo la explotación de yacimientos con leyes inferiores al 7%. Es así como el proceso de flotación permitió obtener cobre más refinado que en el pasado, a partir de los minerales sulfurados. En esos días, los trabajadores migraban desde áreas rurales, se operaban minerales de alta ley y las regulaciones al negocio eran básicas.
 
En el boom de los años ’90, el capital humano es altamente especializado, producto de la tradición minera instalada en las grandes ciudades del Norte Grande. Esta experiencia venía de la mano de la constante innovación tecnológica impulsadas por las industrias durante el siglo XX, como las mejoras a las fundiciones en los ’50, o la introducción de la extracción por solventes y la electroobtención en la década de los ochenta y la lixiviación en pilas on-off, que permitió ahorrar costos y explotar minerales oxidados de baja ley en 1990.
 
La innovación y la tecnología avanzan de manera dinámica y la minería necesita nuevas condiciones para operar. Hoy, si un equipo de alto tonelaje está trabajando al interior de una faena minera, también lo están haciendo múltiples sistemas digitales que cuentan con la capacidad para recuperar la data instantánea que este proceso genera. Más aún, cuentan con la capacidad para direccionar en tiempo real la tarea que están acompañando. Es decir inteligencia pura apoyando al negocio.
 
La minería cada día es más diferente y los grandes aliados que se tienen son el conocimiento, la innovación y la tecnología. Si los trabajadores del cobre de siglos anteriores hubiesen tenido la tecnología que existe hoy, probablemente los resultados productivos y de extracción serían totalmente distintos. Incluso, lo más seguro es que serían mayores de lo que se ostenta en la actualidad.

Bookmark the permalink.

Comments are closed